Un vistazo en lo tangible, que parece ser importante e innegable, pero a la hora de ponerlo en nuestra balanza se desvanece sutilmente, con un aire de gracia, elegantemente bajo el hecho de su propia verdad, no es nada. El viento empujado por una gran maquina que transporta gente de pronto empuja mis prendas hacia atrás, y refresca mis ojos dándoles un esplendor distinto, como si barriera el polvo de las ideas e imágenes atascadas en ellos por el tiempo y el letargo, siento que el peso del mundo que suelo cargar sobre mis hombros, cual Hércules hecho de madera blanda y tibia, se hace genuino, y entre risitas ahogadas pero honestas, me descubre su secreto, no es nada. ¿Que es eso que nos hace tomar todo tan enserio? De todos modos todo termina siendo inefable, mañana o un poco mas allá, pero la inevitabilidad del comienzo y el fin es innata, prescindiendo de razones conflictivas es un hecho que quizás solo existe para embellecer todo lo demás.

Advertisements