Y si te encuentro derrepente, pero esta vez se me ocurre no decirlo. Asi como jugar a las escondidas y resignarme a terminar. Puede ser que de tantas vueltas que podria darle al asunto, este pueda llegar a marearse, y si se pone mal, pues mal, lo perdimos y ya esta, tanto como si no fuera importante. Pero en verdad eso seria una vil y ridicula mentira. Quizas todo lo que se me ocurre es divagar en un espacio pequeño para fingir que no me escuchan, desdibujarme disimiludamente pero con un lapiz lleno de tinta, haciendo el esbozo de un oso que hace señas para mostrales a todos el poema que se le ocurrio escribir, pero eso si, siempre atentamente, siempre por debajo de la mesa, porque el sol cuenta que por encima el viento puede llevarse todas las hojas, porque el viento ya se las llevo. No se, quizas realmente es el eterno retorno a un ciclo que aun no comprendo, quizas es parte de lo que debiese suceder, quizas es miedo o quizas simplemente lo que pretende ser, magia. Que se yo, yo solo se que los dias corren contentos, y que es mejor no detenerlos con palabras inutiles, que corran y se diviertan, y que al llegar al final nos cuenten como les fue.

Advertisements