Cuantas veces hemos dicho que esta es la ultima vez, que ya basta de pocas etiquetas, que los papeles se nos estan perdiendo. No estoy mal, al contrario, nunca habia estado mejor. El dia se nubla y ya ni me importa, la lluvia puede caer y mojar todas mis cuerdas, es igual, cariño, tengo ganas de sonreir descuidada e impreceptiblemente, y de otras empresas no puedes convencerme.
Recuerdo haber estado en cavernas oscuras y malolientes, cuadernos rotos por lapices mudos e infinitas cartas de auto agradecimiento a mi propia cabaña. Fueron tiempos bellos, pero sobretodo necesarios, y esque terminaron desgastando la gruesa burbuja de vapor que me atrapaba y me hacia creer en los sueños. Y los sueños si son ases increibles, es verdad, pero es muy facil confundirlos con el escape. Bello pero doloroso. Supongo que tal como las alas de la mariposa.
Es Octubre y el sol al fin salio, mi bandeja esta en pie y las notas fecundas ya han dado frutos, muchos frutos. Vole, aterrize, comi y jugue, y lo volvere hacer, ahora como una nueva rutina esparcida que es atenta y no es rutina. Amen por estar vivo. Y mas aun, amen por estar en paz.

Advertisements

It’s like I’m trying to hold on to something I can’t even see.
It’s like its shadow dangles around where I can’t reach, but yet see it and crave for it.
It’s like my tail’s been left out, back there in the previous page
and as I try to move on, it pulls me back to where I don’t fit anymore.
It’s like I’ve grown too fat and tall, in a time when old people don’t take part on fairy tales.
It’s like I need to let go of it, but I can’t seem to be able to do it.
The past appears right when I feel sure that it’s been left where it belongs: the past.
Saying “you can’t run away from me”, “you’ve got to let me go”.
Letting go, letting go.
But how can I let go of something that I no longer hold in between my arms?

To move, or to stay.
What’s the main difference?
I see mountain tops glittering through the air, flying across this small universe until they get to me. Tall and white, distant yet absolutely present. Embrasing every sinlge moment of the experience I live.
They do not speak, nor do they move, but they talk of everything that’s ever happened around here, ever since the first sun ray exploded and hit these lands.
They dance silently, along with the music the wind whispers into the trees, music they sing flapping their green wings. Beating to the constant rhythm of eternity.
To move, or to stay.
For am I not flying in between dreams? Am I not running in my mind, drawing colourful pictures with my imagination crayons? For am I not alive?
To move, or to stay.
But is it even a choice I can make?
And if it is, is it to remain still?

ST Riceboy Sleeps

Simmons Lake

It’s midnight there. I imagine the street lights standing still right next to your window, fireflies dangling around from an invisible string. You’re there, sitting quiet and tired, so distant from anything I know. I can’t think of anything that could be going through your mind right now. In fact, I can’t even imagine what you’re life’s been during the last year. I guess we could say that we are practically strangers by now, and maybe we are.

Sigh. This is our wonderful life.

I miss you.

The big imponent tower, across the caramel thick and bitter fog that’s invisible to the eye, beams out one shinning single spot of hope, clarity, tranquility. It reaches its destinity as requested, and patienly it leaves. It shall not come back until summoned again, but it shall never leave either, for it’s always there, waiting for me to know I need it, and call out for it when I’m ready.

It’s been some time since the last time I wrote something in English. It’s felt kinda awkward to even think of trying to build witty sentences when I no longer feel so familiar with this code, but what the heck. I do miss it. I may not make much sense to others, but that’s fine, I don’t need to. So how to start Joe, give me something new. I was riding on Joel’s (not Joe’s) car. It’s 1:30 AM and it’s cold outside, the windows are steamed up from within and the world looks blurry, blurry but safe. Every light I see seems to play a sun, concentric rings protect them and make them look imponent, strong, wise, loveable, bright. I found a sort of pleasure in looking at them, imagining I was chatting with them, thanking them for such a delightful show, simply enjoying the view. I like to think they’re alive. Later I thought of something someone may say or think, and it went like this: No wonder people get so confused while living in the city, there’re so many suns that they don’t know which one should they look at to be inspired and follow.

I love nights, they’re so calm. I love autumn, it’s smells beautifully, and it’s always a prelude, not here nor there, but always where it has to be, completely alive, suspended. I should stop worrying about time. I should stop worrying at all.

This lemon tea tasted like granma from moment to moment, and I fancy the last cigarrete of the pack of smokes a mister offered me in exchange for my music before he suggested I played something by Incubus next time.

I should stay in Chile. Even if they don’t speak english. Eso es lo menos importante, Camilo.

Y suena casual, o casi inimportante el hecho de que Carlos tuviera que saltar, porque frente al saber de entrar en lo desconosido, dar el paso, y ser el guerrero, ese peñasco no era mas que una simple manifestacion. Es impresionante en verdad, todas las emociones, la totalidad de la euforia que sientes al caer, despojado de toda posibilidad de seguridad, de toda ilusion de seguridad, estando simplemente alli, envuelto en la incertidumbre. Unos dias atras, volando en mi alcon percivi algo maravilloso. Cai unos segundos, cual brujo se lanza al vacio solo por jugar a probar que tan fuertes son los aces que nos unen, sintiendo la eternidad en un segundo seguido por el tibio abrazo de saber que sigues vivo, y pense, esto es la existencia. El salto al vacio en la alegoria exacta de toda la existencia, es dar el paso, ser, crear, morir, vivir.

Nota a pie de pagina: esta noche despegamos. ¿El rumbo? Preguntame mañana.

Y empieza sin que te des cuenta, de pronto estas sumergido en un mar de vibraciones, literalmente siendo arrastrado por las tenues pero tangibles corrientes de las partículas que ondulan incesantemente a tu alrededor. Cada imagen, cada intención y pensamiento es hecho manifiesto a través de una frecuencia determinada, distinta, y el cosquilleo que su contacto produce se hace insoportable y placentero. A momentos pierdes la estabilidad y te aferras con confianza al bosquejo de tu mundo conocido, que esta lejos, muy lejos, pero que aun sigue ahí. La concepción del tiempo se desvanece imperceptiblemente y de pronto olvidas como llegaste allí, y un segundo mas tarde te estas preguntando que es lo que te estabas preguntando en primer lugar. El momento se tambalea y gira alrededor, esta inquieto. Sin pensarlo dos veces intentas cogerlo entre tus manos, aprisionar tu saber del contexto del que clamas ser parte y no dejarlo ir, pero es inútil, el momento es intangible, inefable, infinito, e inexorablemente se escurre como agua disfrazada de viento entre tus dedos que parecen ser de papel. Tu imaginación cobra vida propia y pone en tu mundo todo lo que esta en el suyo, y tus ojos siguen siendo ciegos a el, si, pero el resto de ti puede verlo, puede ver el ser que traviesamente te persigue, los rayos y balas saliendo de tus manos, lo sagrado de un poste hecho de piedra, la energía que emana de tus palmas, todo es, ahora, concreto. Te has desprendido completamente de la corteza de tu existencia, es decir, la corteza sigue allí, pero tu percepción se ha aventurado mas adentro, el tiempo corre lento, tan lento que puedes ver y sentir las cosas que suceden entre medio, te has acercado un poco mas al infinito, y separadas las partes de la tapa de la caja de Pandora de tu ser por la velocidad de tus ojos, puedes espiar entre las persianas y vislumbrar el gran absurdo que esta en el fondo, pero solo un poco, la superficie de lo que trasciende tu superficie. Sientes que eso que esta allí no es todo, pero que todo esta allí, y no lo sientes, lo sabes, lo eres. Recuerdas de a pedazos que tus miembros nunca fueron limitados a dos brazos y piernas y danzas sin parar, vez que todos siempre fueron y que aun queda trecho por seguir jugando. Estas allí, y nunca has estado tan vivo, y siempre fue así, y crees entenderlo y sentirlo, pero solo lo estas especulando, tus ojos desbordan sabiduría, pero el resto de ti es imprescindible para lograr la totalidad. Las imágenes se desvanecen y a un ritmo desfasado y desorientador regresas al planeta tierra. Estas de vuelta. Estas en casa.

Cuatro de la mañana y el reloj de Nacho sigue gritando, ¿que haces dormido si tienes que salvar el mundo? Una extraña bruma ha bajado y rodea el piso y las paredes de su habitacion. Un cuervo de papel se desprende del gancho que lo cuelga del techo y planea en direccion al obligo de Nacho, que recupere su lucidez es crucial para que todos puedan seguir respirando. Las ventanas se han empañado y los muebles sudan discretamente, el piso es resbaloso, pero Nacho aun no lo sabe. ¿Quien demonios es el para lograr lo que le piden? Son las cuatro y seis, y un hondo ronquido interrumpe el insensatamente vacuo silencio que abraza la habitacion. La escena es absurda, pero es real.

Ha, que buena manera de desahogarse. Una bomba de sin sentido disfrada de profundidad. Pero creeme, esto no significa nada, no en lo superfluo o en lo profundo, quizas en lo ridiculo u onirico, quizas en otra vida o mas ondo que el oceano, en el mismo nucleo de nuestra comun existencia.

Danzas ondulado irgiendo tu vista al cielo. Flotas como plumas que no pudieron mas que desprenderse de un inevitable vuelo en picada, y cantas, cantas como las nubes de la mañana. Eres fugaz, efimero, eterno, tan etereo. Eres, en efecto, todo lo que podria imaginar, dulce pero insipido, solo perceptible por los segundos que habitas. Calido como el mar, amargo como sol, la niebla de un suspiro que me arrebata el aire y me acerca mas al fin con susurros mudos.